Sexo karezza: placer sin orgasmo

Aunque el sexo karezza no tiene nada de nuevo, cada día cosecha más seguidores. Esta técnica está especialmente indicada para las parejas que han caído en la rutina sexual o para aquellas personas que desean probar algo nuevo más emocional. La regla más básica del sexo karezza es que llegar al orgasmo está prohibido, a partir de ahí todo vale.

Esta práctica permite crear una conexión emocional y espiritual entre las dos personas usando como vínculo el placer prolongado. Sin prisa y sin un objetivo fijo, el sexo karezza permite ir explorando el cuerpo y la sexualidad de la otra persona. Dedicar tiempo, usar todos los sentidos e innovar son las claves para que la experiencia se aproveche al máximo.

Aunque más adelante puede llevarse a cabo, inicialmente la penetración no está recomendada, pues dificultaría en gran medida evitar llegar al orgasmo. Caricias, besos, pellizcos, lametones… Todo está permitido para conseguir un placer duradero que no tiene un objetivo final más que disfrutar en pareja y llegar a conocerse mejor.

El contacto visual y poner a trabajar todos los sentidos es algo importante en el sexo karezza, pues permite la deseada conexión emocional. Explorar las zonas erógenas, evitar usar palabras y dejar volar la imaginación son algunos de los puntos clave que se deben tener en cuenta si se desea iniciarse en esta práctica tan original.

Especialmente indicado para parejas con problemas de compatibilidad sexual, falta de comunicación o una desconexión emocional, el sexo karezza permite reconectar a un nivel primario. Las disfunciones sexuales también encuentran un aliado en esta práctica, pues permite olvidar la presión de conseguir una erección o llegar al orgasmo. Se trata de disfrutar el proceso, sin prisa y con la mente muy abierta.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>