Pros y contras de la monogamia

Hoy en día las relaciones en las que dos personas se unen por amor siguen siendo las más comunes. A pesar de que cada día surgen nuevas modalidaes de relaciones, como las relaciones abiertas, el amor entre dos personas sigue siendo lo más común y también lo más aceptado socialmente.

En este tipo de relaciones, se decide que el amor solo se comparte con otra persona y se vive la pasión y el romanticismo solo entre dos. Para la mayoría, el matrimonio es señal de monogamia, mientras que existen zonas del mundo y algunas religiones, para las que el matrimonio, es lo contrario, señal de poligamia.

Sin embargo, para lo que nos ocupa, nos centraremos en la monogamía que es, quizá, la forma de relación más extendida en el mundo y también la más comunmente aceptada. Como todo, tiene sus ventajas e inconvenientes y hoy queremos compartir contigo algunos.

Ventajas de la monogamia

Salud

Una de las grandes ventajas de la monogamia es el menor riesgo de contraer enfermedades venéreas. Tener una sola pareja sexual reduce el problema de las enfermedades sexuales, ya que solo mantenemos relaciones con una persona y, por norma general, conocemos su estado de salud.

Excepto en casos en los que uno de los dos miembros tengas relaciones fuera de la pareja, el riesgo de contraer una enfermedad venérea es prácticamente nulo.

Seguridad financiera

Si los dos miembros de la pareja tienen trabajo estable, la seguridad financiera será una de las mejores cosas que tendréis en común. En caso de que ambos tengáis un buen puesto de trabajo, esta seguridad financiera os permitirá ahorrar en común y tener un futuro asegurado, sin sorpresas y con una mayor sensación de seguridad general.

Tradición

Las relaciones monógamas forman parte de la tradición cultural de la mayoría de los países.

En la casi todas las sociedades y culturas, las relaciones monógamas están bien vistas, mientras que otro tipo de relaciones, no lo son tanto.

Seguridad emocional

En una relación monógama, dos personas se unen para formar una pareja estable. En teoría, en estas relaciones nunca deberían aparecer problemas de celos, ni sentirte poco amado o no deseado. En una relación monógama las dos personas prometen ser fieles, amarse y respetarse para siempre.

Esto no quiere decir que no haya problemas, pero si estos aparecen se tratará de solucionarlos entre los dos.

Contras de la monogamia

Los cambios

Las personas cambian con el tiempo. La persona de la que te enamoraste puede cambiar y quizá te sientas atrapado en una relación que ya no te llena emocionalmente. Si esto sucede puede suponer un grave problema, que podría llevarte a ser muy infeliz.

El aburrimiento

Cuando las personas no cambian, puede que la relación se atasque o que pase por un bache. Cuando una pareja se promete amor, si este amor no se cuida y se cultiva periódicamente, se puede caer en la rutina y en el aburrimiento.

No piensas solo en ti

Cuando estás en una pareja no puedes pensar solo en ti. No eres el único, ni puedes centrarte en tprosi. Tienes que pensar en el futuro que te espera junto a esa persona y puede que eso signifique tener que renunciar a ciertos privilegios o a sueños de futuro. Tal vez tengas que sacrificar algunas de tus metas vitales para seguir con tu pareja.

La monogamia sexual

Una relación monógama implica que solo se tendrá una pareja sexual a lo largo de toda la vida. Muchas personas no están dispuestas a aceptar este punto y les produce un verdadero quebradero de cabeza.

Una pareja monógama solo puede mantener relaciones sexuales dentro de la misma pareja, a no ser que se decidan a abrir la relación y aceptar relacionarse con otras parejas, algo que no siempre termina bien.