¿Por qué las mujeres fingen los orgasmos?

Hombres, ¿seríais capaces de distinguir si una mujer está fingiendo o no su orgasmo? Y, mujeres, ¿lo habéis hecho alguna vez?

La mayoría de hombres aseguran que sus parejas jamás fingen sus orgasmos pero ¿cómo es posible estar tan seguros? Lo cierto es que fingir un orgasmo es un recurso muy habitual entre las mujeres, por lo menos así lo recoge un informe de Control, donde más del 60% de las jóvenes españolas asegura haber fingido un orgasmo en algún momento y otro de su vida. Eso sí, ellos no parecen enterarse porque solo un 10% de las encuestadas asegura haber sido descubierta.

Pero ¿cuál es el motivo por el que las mujeres terminan fingiendo en la cama? O mejor dicho, motivos. En un estudio publicado en Archives of Sexual Behavior son más concretos y aseguran que son 4 los motivos principales por los que una mujer finge el placer en la cama:

Altruismo

Una de las razones principales por las que las mujeres fingen sus orgasmos es para evitar herir los sentimientos de su pareja. Muchos hombres tienden a pensar que si una mujer no alcanza el orgasmo no está disfrutando de la relación pero eso no es del todo correcto. Tanto hombres como mujeres pueden disfrutar del acto sexual sin llegar a alcanzar el clímax. O, a veces, quizá cuando ellas no están tan excitadas, deciden fingirlo para que él disfrute y no herir sus sentimientos.

Inseguridad

En ocasiones, las mujeres recurren a un orgasmo fingido para reforzar la autoestima de su pareja que se siente demasiado presionado por rendir en la cama. Es posible que estos hombres hayan experimentado un gatillazo en algún momento. De esta manera, las mujeres tienden a fingir su orgasmo para hacerles ganar seguridad. Lo que viene a ser una mentirijilla piadosa.

Autoexcitarse

Este es otro de los motivos, y quizá el más sorprendente, de por qué las mujeres fingen en la cama. Además de para hacer que sus parejas disfruten, una mujer también recurre a un falso orgasmo para incrementar su propia excitación. Al hacerlo pueden llegar a sentir más placer durante sexo y alcanzar por fin el clímax que tanto desean.

Terminar pronto

Y, por último, la razón más conocida por todos: el cansancio. Puede que hayan tenido un orgasmo nada más empezar o que ese no sea su día pero la cuestión es que se están comenzando a cansar y tienen ganas de acabar cuanto antes. ¿Qué hacen? Recurren a unos cuantos gemidos forzados que fomenten la excitación de su pareja y les haga alcanzar el clímax para poder terminar rápidito.

Es evidente que fingir un orgasmo es un recurso fácil y que seguro que existen muchos más motivos para hacerlo pero no debemos olvidar que un falso orgasmo es ningún orgasmo para la mujer, por lo que no es lo más deseable. Para disfrutar plenamente del sexo es imprescindible una buena comunicación donde le expliquemos a nuestra pareja qué nos gusta y qué no para.