Pompoarismo: La técnica para aumentar tu placer sexual

Hay una serie de músculos que muchas mujeres se olvidan de ejercitar y son precisamente unos de los más importantes: los músculos vaginales. El fortalecimiento de la región pélvica y de los músculos de la vagina de una mujer tiene un gran número de beneficios saludables pero, sobre todo, nos permiten disfrutar de un mayor placer en la cama.

¿Conoces el pompoarismo? Algunas mujeres tienen la habilidad de controlar sus músculos vaginales, contrayéndolos durante el coito lo que se traduce en grandes dosis de placer tanto para ella como para el hombre. Si quieres aumentar tu placer sexual, toma nota de los siguientes consejos para convertirte en una experta en el pompoarismo.

¿Qué es el pompoarismo?

El pompoarismo es una técnica que nació en la India hace más de 3.000 años. A lo largo de los años, esta técnica se ha ido desarrollando y perfeccionando de generación en generación en países como Japón o Tailandia. El pompoarismo se basa en la realización de una serie de ejercicios para fortalecer y controlar los músculos vaginales, contrayéndolos durante la penetración y aumentando el placer mutuo en las relaciones sexuales.

Pero esta técnica no solo aporta grandes beneficios dentro del dormitorio. El fortalecimiento de los músculos de la región pélvica protege a la vagina de algunas complicaciones como la incontinencia urinaria o el prolapso uterino.

Controlar los músculos de la vagina durante el sexo permite estrecharla e incrementar el placer durante la penetración. Realizando los ejercicios de Kegel podrás lograr el beso de Singapur, realizando movimientos de succión en el sexo, lo que proporcionará una sensación similar a la del sexo oral.

¿Cómo controlar la vagina?

Para poder llegar a dominar la técnica del pompoarismo y controlar nuestros músculos vaginales, lo más recomendable es practicar la contracción dos veces al día. Estos son los diferentes ejercicios que has de poner en práctica:

1. Sentada en una silla, coloca las manos sobre las piernas y sitúa los pies paralelos. En esta posición contra los músculos vaginales como si quisieses aguantar algo que llevases dentro durante 3 segundos y luego relaja. Repite el ejercicio 10 veces. Como ejercicio complementario, puedes realizar otra serie aumentando la frecuencia de las contracciones.

2. Realiza el mismo ejercicio pero esta vez tumbada en la cama con los brazos a los largo del cuerpo y las piernas flexionadas. Ahora contra los glúteos y después la vagina aguantando la tensión 10 segundos. Luego relaja y repite el ejercicio 10 veces.

3. En la misma postura que el ejercicio anterior, introduce un dedo en la vagina haciendo fuerza con los músculos para estrechar las paredes. Es muy posible que al principio no lo notes, en ese caso puedes probar introduciendo dos dedos.

4. De pie y con las rodillas ligeramente flexionadas, coloca las manos en tu cadera y mueve la pelvis hacia delante y hacia atrás. Cuando vayas hacia adelante, aprieta los músculos vaginales.

5. Por último, el ejercicio más básico para entrenar la técnica de pompoarismo consiste en detener la orina a mitad. Cuando vayas al baño, en lugar de relajar los músculos y orinar sin pausa, apriétalos y corta el chorro.

No te olvides de todos estos ejercicios cuando vayas a la cama con tu pareja. Al final la práctica es la que convierte al maestro o, en este caso, a la maestra.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>