Los mejores consejos para ligar

Todos sabemos las normas básicas para intentar conocer a alguien y ligar. Evidentemente siempre deberemos partir de la máxima educación posible y valernos de simpatía y humor para intentar agradar a la otra persona. Sin embargo, hay trucos que suelen pasar desapercibidos a la hora de ligar. Descubre los mejores consejos para ligar y empieza a tener el mayor éxito en tus conquistas:

Presenta la mejor versión de ti mismo

Muchas personas se dan por vencidas antes de empezar creyendo que no tienen suficiente atractivo físico para ligar o que su personalidad no destaca. Está claro que hay unas condiciones genéticas que todos tenemos y no podemos cambiar, sin embargo hay una parte muy grande del atractivo que si podemos modificar a nuestro antojo. Esto es en lo que debes centrarte. Por un lado, cuida tu higiene y tu aspecto al máximo, cuidando el pelo, la ropa que eliges y el perfume que usas. Por otro, trabaja tu carisma ideando temas de conversación interesantes, chistes ingeniosos y mostrando una gran seguridad en ti mismo.

Escucha más y habla menos

Por supuesto esto no significa que debas parecer mudo, como hemos visto debes mostrar tu personalidad de la mejor manera posible y derrochando carisma. Sin embargo, al final es mucho más importante tener la capacidad de escuchar activamente a la otra persona. Mucha gente oye a los demás, pero realmente no escucha. Tú no debes ser uno de esos. Para ello, pon todos tus sentidos en lo que la otra persona te esté contando, haz preguntas interesantes para que te dé más detalles y opina de manera inteligente sobre lo que te cuente. Verás como le impresiona.

Sonríe, mucho

Bien en persona o bien en tus fotos de perfil (y con emoticonos), pero una buena sonrisa siempre te cosechará buenos resultados. Elige el tipo de sonrisa que más te beneficie y entrénala en casa. Si no te gustan tus dientes, puedes sonreír con los labios pegados, o todo lo contrario si así te ves mejor. La cuestión es transmitir una sensación de alegría y calidez a la otra persona. Una buena conversación unida a una gran sonrisa conseguirán que la otra persona, como mínimo, se sienta a gusto a tu lado y te dedique un buen rato de su tiempo. Eso sí, procura ir cambiando de cara dependiendo del tema de conversación o terminará pareciendo que eres insensible. En definitiva, ¡aprende a usar tu sonrisa a tu favor!