La verdadera razón de por qué las mujeres gimen en la cama

El cine, tanto el porno como el más comercial, nos ha hecho creer que el goce sexual de una mujer está asociado a la intensidad de sus gemidos. Cuando una mujer hace temblar las paredes con sus gritos de placer no hay duda de que está sintiendo un gran orgasmo pero ¿es esto otra mentira más del cine? ¿De verdad las mujeres no pueden controlar sus gemidos?

La realidad es bien diferente, por lo menos así lo asegura una investigación realizada por la Universidad de Central Lancashire, en Gran Bretaña. De acuerdo a los resultados de este estudio, 4 de cada 5 mujeres fingen los gemidos la mitad de las veces que practican sexo y los utilizan para manipular a la pareja haciéndoles creer que están disfrutando del encuentro sexual y así poder terminar cuanto antes. Un motivo que nos resulta bastante familiar, pues es por esta misma razón por la que las mujeres suelen fingir sus orgasmos y, en este caso, los gemidos son tan solo un instrumento más para poder hacerlo.

Según las conclusiones de este estudio, el 80% de los gemidos que emiten las mujeres durante el coito tienen el objetivo de hacer pensar a sus parejas que han alcanzado el clímax pero también para acelerar el orgasmo. La mayoría de las encuestadas aseguraron utilizar este tipo de sonidos para motivar la excitación de sus parejas y conseguir acelerar el orgasmo masculino, tanto sea por aburrimiento, fatiga o las molestias de algunas posturas escogidas.

También gimen para excitarse a ellas mismas

Pero, además, fomentar los gemidos durante el coito también les sirve para incrementar su propia excitación y así favorecer a su orgasmo que se resiste en llegar. Cuando una mujer gime, incrementa la excitación de su pareja que aumenta la intensidad del coito y, por lo tanto, también de su propia excitación.

Pero no lo hacen de una manera egoísta, bueno, no siempre. Una investigadora del estudio asegura que la mayoría de las mujeres no fingen los gemidos por su interés, sino que el 92% de las participantes admite que los utiliza como una forma de aumentar la autoestima de su pareja para que así se sienta seguro sobre su atractivo y su desempeño sexual.

Es necesario decir que muchas veces estos sonidos no son planeados, las mujeres los producen de forma inconsciente como parte del juego erótico pero eso no siempre significa que los gemidos intensos sean un síntoma de haber alcanzado el orgasmo, como nos hacen creer en las películas.

Otra de las conclusiones a las que llegó esta investigación es que la mayoría de las mujeres alcanza el clímax en los preliminares o los juegos eróticos previos al coito, siendo estos mucho más placenteros para ellas.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>