Ideas picantes para un San Valentín erótico

No queda nada para el 14 de febrero y ¿todavía no tienes plan para disfrutarlo en pareja? Aunque San Valentín sea el día de los enamorados existen muchas maneras de sorprender a tu pareja más allá que con flores, bombones o una cena romántica en un buen restaurante. ¿Y si aprovechásemos este día tan especial para encender la llama de la pasión de nuestra relación?

San Valentín es una fecha en la que podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación, dejarnos llevar por el deseo y hacer nuestras fantasías realidad. ¿Os apetece vivir un 14 de febrero muy picante? Aquí van unas cuantas ideas eróticas para disfrutar del San Valentín más pasional de todos los tiempos.

Juego de verdad o reto

¿Recordáis cuando jugábamos a este juego de pequeños? Pues ahora puede ser mucho más atrevido. Personalmente os animamos a que creéis vuestro propio juego de verdad o reto. Lo único que necesitáis es una caja pequeña y unas tiras de papel donde escribiréis las verdades y los retos más picantes que se os ocurran. Y lo más importante de todo, ¡variad! Probad con retos que incluyan besos, mordidas, juegos de prendas y hasta las posturas más extrañas del Kamasutra. ¡Os lo pasaréis en grande!

Un striptease sensual

Una idea picante que nunca falla cuando quieres sorprender a tu pareja es hacerle un striptease erótico. Un baile sensual es el mejor preliminar para excitar a tu pareja y, además, ¡muy económico! No te olvides en prestar detalle a tu atuendo, a la música y también a algunos aceites o alimentos afrodisíacos para la cena. Eso sí, practica tu espectáculo antes delante del espejo. Queremos excitar y sorprender no asustar. 😉

Ver películas eróticas

Otra opción para vivir un San Valentín muy picante es hacer una selección de películas porno para ver con tu pareja. Sustituid las palomitas por nata montada y lubricantes de sabores y que empiece la fiesta. Podéis jugar a intentar hacer lo mismo que hacen los protagonistas de la película o simplemente excitaros juntos disfrutando del espectáculo. Si nunca habéis visto películas eróticas juntos este es un buen día para comenzar a hacerlo.

Visitar una sexshop

Si siempre habéis querido entrar en una pero nunca os habéis animado a hacerlo, el 14 de febrero ya tenéis una excusa para hacerlo. Abrid vuestra mente y dejad volar vuestras fantasías en una tienda erótica. Explorad juntos los diferentes juguetes sexuales, disfraces y lencería sexy y salid de allí cada uno con un regalo sorpresa para el otro. Podéis probar a comprar unas esposas, vendas para los ojos o azotes para pasar una noche atrevida o ser todavía más arriesgados y haceros con un vibrador con pilas, geles de sabores, pinturas corporales… Y después, ¡a probarlo en casa!

¿Ya sabéis cómo vais a pasar vuestro San Valentín erótico? ¡Recordad que no hay límites para el placer y haced vuestras fantasías realidad!