Cómo ser una mujer irresistible

Ya conoces todos los trucos de seducción femenina, conoces tu cuerpo y las prendas que mejor te sientan, dominas el arte de llevar carmín rojo y tu perfume parece estar hecho para ti… Pero, tal vez, ahora te gustaría poder llegar a ser completamente irresistible para los hombres. Pues bien, para ser una mujer irresistible no existe un cosmético o un tipo de zapato, para conseguir volver completamente loco al hombre que te propongas deberás adoptar la actitud adecuada y, sin darte cuenta, caerá rendido a tus pies.

Veamos las actitudes que puedes adoptar para llegar a ser una mujer irresistible:

1. Sé más despreocupada. Tal vez no sea tu caso, pero muchas mujeres pecan de ser controladoras y estar siempre preocupadas por todo. Si consigues centrarte en vivir el momento y olvidarte de preocuparte por todo el mundo y por hacer mil cosas, ganarás muchos puntos como mujer irresistible frente a él. No te preocupes por dónde está o qué hace, disfruta tu vida sin preocuparte y saldrás doblemente beneficiada.

2. Muéstrate divertida y con sentido del humor. No hay nada más atractivo para un hombre que una mujer que sabe divertirse de verdad y disfruta con un buen rato de risas. Olvídate del «qué dirán» o del miedo a quedar en ridículo: no hay nada más sexy que las mujeres que disfrutan la vida sin temores ni complejos.

3. No estés siempre disponible. A todos nos atrae más aquello que nos cuesta más conseguir y, por esa regla de tres, si siempre eres tú quien llama o está esperando que le llamen, perderás atractivo rápidamente. Muéstrate como una persona ocupada, con poco tiempo para los demás, aunque dediques gran parte de tiempo a tus cosas como puede ser practicar deporte, cocinar, ir a hacerte la manicura o de compras. La cuestión es demostrar que tu tiempo tiene un gran valor.

4. No seas fácil. Y esto se puede aplicar a muchos ámbitos: desde las conversaciones hasta los asuntos de cama. Demuestra que te respetas a ti misma y no hagas nada que no te apetezca o no te parezca adecuado y, de igual manera, no caigas en darle la razón siempre a los demás para caer mejor. Una mujer irresistible sabe lo que quiere y hace valer su opinión, con amabilidad y gracia en todo momento, pero sin dudar.

5. Pero, sobre todo, sé tú misma. Al final, lo que va a conquistar a los demás de cada persona es su personalidad especial y única. Demasiadas personas caen en fingir ser lo que no son con el objetivo de agradar al mayor número de personas posibles, pero esto es un gran error porque jamás se sentirán cómodos mostrando su verdadera personalidad. Ser tu misma y no hacer nada que no te apetezca es la mejor manera de resultar irresistible de un modo especial y que podrás mantener en el tiempo.