10 cosas que haces mal en el sexo

Que los hombres y las mujeres son diferentes no es ningún secreto. Además de esto, cada persona es un mundo y, cuando hablamos de sexo más todavía. Cada persona tiene unas zonas erógenas y unos gustos diferentes, no podemos centrarnos en nosotros mismos y olvidarnos de todo lo demás.

Por desgracia, el terreno del sexo sigue estando vetado para muchas personas. Seguro que haces cosas en el sexo de las que no te das ni cuenta. Cosas que pueden molestar a la otra persona o que pueden no gustarle, pero que tú haces siempre, porque tampoco te has parado a preguntarle qué le gusta que le hagan y qué no.

El sexo es algo que tienes que compartir con tu pareja. No puede ser que el sexo solo resulte placentero para uno de las dos partes. Por eso hoy te queremos explicar algunas cosas que, casi con total seguridad, estás haciendo mal en el sexo.

10 cosas que estás haciendo mal en el sexo

1. Sin preliminares

Este es un problema que se suele dar sobre todo, en la parte masculina de la pareja. A los hombres no les suele gustar el tema de los preliminares. Ellos suelen ir más al grano y este es uno de los grandes errores, pues una vez te lanzas así, lo más seguro es que todo se vaya torciendo.

En este aspecto ellas son más sensibles. Le ponen mucho más afecto y usan todos sus sentidos… Puede que tarden más en estar preparadas, pero merece mucho la pena tomarse ese tiempo para hacerlo. El sexo, tras los preliminares será más intenso y placentero para las dos partes.

2. El contacto visual

A ellas les gusta que las mires todo el rato y a la cara. El contacto visual es excitante, da seguridad y ayuda a que las dos partes conecten.

Sin contacto visual, tu pareja puede pensar que estás pensando en tu ex o en cualquier otra pareja sexual que hayas tenido. Da igual si es así o no, esa es la impresión que darás.

3. No hablar de sexo

Cuando la relación está comenzando los mensajes son constantes, habláis mucho y todo es muy fluído. Entre esos mensajes, envías algún que otro en tono más picante o una foto, con la que le demuestras las ganas que le tienes… A veces hasta pasabáis horas hablando de las cosas que os ibáis a hacer…

Aunque pase el tiempo y la relación se vaya estabilizando, nunca deberías dejar de hablar de sexo. No deberíais dejar de deciros lo que os vais a hacer y nunca deberíais dejar de enviaros mensajes y fotos. La comunicación es lo principal en una relación.

4. Pensar por ella

A lo mejor eres un experto en porno… O has tenido algunas ex sexualmente muy activas (y muy atrevidas), pero puede que la persona con la que estás ahora no sea así. No puedes aplicar todo lo que has visto en las películas porno.

Cada persona tiene unos mecanismo, igual que tú no eres como su ex, ella tampoco sera como la tuya. Si dudas de que algo vaya a gustarle, lo mejor será que le preguntes directamente antes de hacerla sentir incómoda.

5. Los ex(s)

No trates de compararte con sus exs. No le preguntes quién de los dos lo hacía mejor o con quién disfrutaba más. Lo único que vas a conseguir es hacer que se sienta incómoda o, peor aún, abrirás la Caja de los Truenos.

Las relaciones pasadas se deben quedar en el PASADO y por nada del mundo deberás sacarlas de ahí. Ni siquiera para competiciones estúpidas. Deja que descansen, a poder ser, para siempre.

6. Los gritos

Todos hacemos algún tipo de sonido en nuestras relaciones y eso está bien. Tampoco hay que estar mudo, tirado y sin moverse. Los sonidos están bien, pero tampoco te pases, ellas suelen odiar que compitas a gritos con ellas.

No seas exagerado. De la misma forma que tampoco te vas a creer que está todo el rato en mitad de un orgasmo, ella tampoco se lo creerá de ti. Hay momentos para todo y también ciertos grados… Como en todo. La exageración aburre y no lleva a nada.

7. El eterno egoísta

Si eres de los que se centran en su placer, no hace falta que te diga que lo estás haciendo mal. Todos queremos tener placer durante el sexo, pero centrarte en la postura que más placer te da, olvidándote de ella, es de ser un egoísta.

Si ella no siente nada, pronto se cansará. Aquí entra otra vez en juego la comunicación entre las dos partes de la pareja. Escúchala siempre. Si te dice que no le gusta una postura, no la fuerces, por mucho que te guste a ti.

8. ¿Qué tal ha estado?

Olvídate de la dichosa pregunta. Es lo más innecesario que puedes hacer después de haber tenido sexo con alguien.

Si la relación ha sido mala, lo habrás notado de sobra mientras estabas a ello. No hace falta que te diga: “qué mal me lo he pasado”. Y lo mismo te digo cuando las cosas salen bien, el sexo es de las pocas cosas en las que sobran las palabras.

Ah, ni se te ocurra decirle que te ponga nota… Porque eso ya sería patético.

9. Dormirse

Es normal que, nada más terminar, nos entre el sueño. Es una realidad y está probada científicamente… Pero, al menos deberáis tratar de aguantar cinco minutos más… Dale un poco de conversación, algún beso más, un abrazo… Si te duermes nada más terminar, prepárate para cuando despiertes… Igual te encuentras con algo que no deseas.

10. Tocarla

Tienes que aprender a tocarla más. Tienes que saber cómo tocar. Las mujeres son sensibles, si te pasas de rosca tocando le harás daño y eso no les va a gustar. Está claro que nadie nace sabiendo, por eso lo mejor es la comunicación entre la pareja.

Deja que ella te guíe, no te olvides de estimularla primero y de dedicarle tiempo. Te repito que el sexo no va de llegar y besar el santo. Nada de ir al grano. Tómate tiempo y dale tiempo a ella para que entre en calor y se sienta a gusto.